Harry Potter y la piedra filosofal

PARA LOS QUE NO LO HAYAN LEÍDO

Harry es tan solo un bebé cuando pierde a sus padres y lo único que le queda de aquel día es una cicatriz en forma de rayo en la frente. O al menos eso es lo que él cree. Esa noche nace una leyenda en el mundo de los magos de la cual él es protagonista sin saberlo. Harry tiene que quedarse con sus tíos y su primo ya que son los parientes más cercanos que tiene; lo malo es que ellos sean, probablemente, las personas que más detestan lo mágico de todo el universo.

Pero, nadie puede negar lo que es, y a los 10 años Harry recibe una carta de admisión para la Escuela de Magia de Howarts. A partir de ese momento, pasará de ser el último mono a convertirse en una auténtica celebridad. En esta primera aventura, hará buenos amigos, encontrará algunos enemigos y se enfrentará A-Quien-No-Debe-Ser-Nombrado…

¿Quieres saber más? Pues lee estas primera entrega del mago más famoso del siglo XXI.

SI YA TE LO HAS LEÍDO O QUIERES SABER UN POCO MÁS, SIGUE LEYENDO

RESUMEN (POSIBLES SPOILERS PERO NO REVELO EL FINAL)

Harry Potter tiene solo un año cuando pierde a sus padres que son dos grandes magos. Como recuerdo del momento se le queda en la frente la cicatriz de un rayo y se convierte en una leyenda. Sus padres mueren a manos del mago  más poderoso de magia oscura pero, misteriosamente, él (un pequeño bebé) sobrevive y Quien-No-Debe-Ser-Nombrado (este malo malísimo llamado Voldemort) supuestamente desaparece.

A partir de ese momento, Harry comienza a vivir con sus tíos y su primo “muggles” (que quiere decir que no son magos) que son, probablemente, las personas que más odian todo lo que tenga que ver con la magia. Por esta razón, no es de extrañar que no simpaticen mucho (por decirlo de una forma delicada) con el nuevo miembro de la familia y que, por supuesto, inventaran un accidente de coche para explicarle la muerte de sus padres. ¡Ni siquiera le dijeron que él era mago!

A los 10 años, Harry recibe una carta anunciándole que ha sido admitido en Hogwarts, una escuela de Magia y, a pesar de que sus tíos se oponen a que vaya y hacen todo lo posible por impedirlo, Harry consigue llegar a Hogwarts con todo el material gracias a la ayuda de Hagrid, el guardián de la Escuela que no tarda ni cinco minutos en hacer buenas migas con el niño.

En el tren que les lleva de camino a la escuela, conoce a los que serán sus dos nuevos mejores amigos: Ron Weasley y Hermione Granger.

Hogwarts está dividido en casas: Gryffindor, Slytherin, Ravenclaw y Hufflepuff; y pertenecer a una de ellas significa que tienes una serie de características. Además,los miembros de cada casa, estén en el curso que estén, comparten torres (viven en un castillo, así que no tienen cuartos, sino torres…), juegan en el mismo equipo de “quiddich” (un deporte como el fútbol, pero a lo brujo) y hacen todo lo que implica compartir casa con alguien. Harry, Ron y Hermione entran en la misma casa: Gryffindor.

Hasta aquí todo parece normal (bueno, todo lo normal que podría ser una escuela de magia). El problema es que Harry, a pesar de estar encantado con su nueva vida, no acaba de fiarse de uno de sus profesores, el profesor Severus Snape, ya que actúa de forma extraña. En realidad, la antipatía entre ambos es mutua, todo sea dicho. En cualquier caso, en muchas ocasiones lo ven murmurar cosas; anda por los pasillos de noche mientras todos duermen; trata al pobre tartamudo profesor Quirrell de forma amenazante…

Está claro que podría ser que Snape fuera un tipo con muy mal carácter y nada más. No obstante, los chicos se enteran (gracias al bocazas de Hagrid) que hay algo de mucho valor guardado en el colegio. ¿Por qué guardarían algo así allí? Por dos simple razones: 

  1. Dumbledore es el director de la escuela y el mago de magia blanca más poderoso de todos.
  2. Hacía unos días que habían intentado robar ese objeto de Gringotts, el banco del mundo mágico y el lugar más seguro que existe.

Descubren que lo que está oculto es algo llamado “la piedra filosofal” y que tiene un enorme poder (que no desvelaré, pero que seguro que más de uno querría). Y, por si esto fuera poco, también se enteran de que varios magos del colegio han puesto sellos mágicos para protegerla. Es decir, que llegar a ella debe ser toda una odisea. 

Bajo la sospecha de que Snape quiere robar esa piedra, los chicos se aventurarán en varias pruebas (algunas más mágicas que otras) pero, ¿lo conseguirán? ¿Serán capaces tres niños de primer curso de detener a un profesor de Howarts? Las respuestas en el primer libro de estas aventuras: Harry Potter y la piedra filosofal.

PERSONAJES

Harry Potter: el protagonista de la saga (obviamente) tiene una infancia muy difícil, pero que parece ser “feliz”. Me da la sensación de que ha asumido que sus padres no están y que su vida es así; de hecho, cuando único parece enfadarse con sus tíos es cuando se niegan a darle su carta de Hogwarts porque de resto, él acepta lo que digan sus tíos casi sin protestar. Me parece que es un personaje que se adapta rápido a la situación que vive (al menos por lo que he visto en el primer libro, ya veremos si pienso igual en el último).

Vernon Dursley: siempre sabes cómo va a reaccionar: con ira. Es uno de los personajes que menos me ha sorprendido ya que solo tiene dos estados: colérico y pelota. Si se dirige a Harry o habla de él, entra el cólera a la más mínima; si se trata de su hijo, de algún jefe o de alguien de quien quiere sacar provecho, toca hacer la pelota y adular hasta niveles empalagosos. A la única persona que parece tenerle miedo es a su hijo, por ridículo que parezca.

Petunia Dursley: la tía de sangre de Harry es casi peor que su marido. Siempre anda sumisa a las órdenes y deseos de su marido y de su hijo, lo que deja a Harry como la única persona sobre la que ella puede mandar. Además, tengo que decir lo obvio: se muere de celos de su hermana incluso aunque esté muerta.

Dudley Dursley: el primo de Harry tiene su misma edad pero son completamente distintos. Es el típico niño al que, nada más ver, ya empiezas a no soportarlo. Lo tiene todo para que cualquiera se replantee la paternidad o maternidad: caprichoso a niveles inimaginables, chinchoso, malo (sí, tiene malos sentimientos aunque no lo creas), repelente, tonto… ¡Una joyita!

Albus Dumbledore: creo que este personaje encarna al típico abuelo bondadoso. No digo que no tenga un poder increíble (por algo tendrá esa fama), pero luego me resulta muy dulce en la forma de tratar a los alumnos del colegio (supongo que ya le tocará ponerse severo en algún momento).

Minerva McGonagall: al principio sale transformada en gato y creo que eso la define a la perfección. Toma las medidas necesarias sin que le tiemble el pulso aunque, en el fondo, creo que es  muy cariñosa (cuando quiere, claro).

Ron Weasley: Harry conocerá a muchos chicos pero con éste forma una pareja auténtica. Como es chico más pequeño de 6 hermanos (Ginny es más pequeña pero es una niña), no encuentra nada en lo que destacar y vive un poco (demasiado) a la sombra de sus hermanos. Hasta él mismo cree que todos son mejores que él y que nunca llegará a superarlos. Para mi gusto es un personaje muy completo: es un poco cascarrabias (sobre todo con Hermione), es gracioso, parece más torpe de lo que es… y tengo la esperanza de que tenga muchos momentos en los que sorprenda. A veces parece el personaje que está ahí, sin más, pero que en el momento clave te saca del apuro (como con la partida de ajedrez).

Fred y George Weasley: los Zippi y Zappe del mundo mágico son los gemelos Weasley. Le dan un toque divertido a la casa Gryffindor y pueden ser muy “útiles” ya que conocen todos los túneles y entresijos de la escuela.

Hermione Granger:  dentro de los personajes principales, es la única que no proviene de una familia de magos, sino que es una humana normal que nunca ha tenido antecedentes ni nada que ver con el mundo de la magia (una muggle). Puede que por eso se empeñe tanto en estudiar y sacar sobresaliente en todas las notas (o, a lo mejor, solo es una pequeña sabelotodo).

Draco Malfoy: es curioso (o no) que el archienemigo de Harry en el mundo mágico se me recuerde tanto a su primo Dudley. Aunque no es tan inútil como Dudley, Draco es casi igual de chinchoso, malo y repelente (pero es más listo que Dudley, sin duda).

Firenze: el centauro que salva a Harry en el bosque se me quedó grabado en la cabeza (no tengo ni las más remota idea del porqué; le suelo coger cariño a personajes esporádicos… Es un problema que tengo…) Tengo la esperanza de que vuelva a aparecer en otras aventuras porque tiene cualidades para ser un buen aliado.

PARTE FAVORITA

De todo el libro destaco al centauro Firenze, ¡es broma! ¡El cariño no llega a tanto! (Si no has leído el apartado de los personajes, no entenderás mi intento de chiste) .

La aventura que más me gustó fue cuando Harry se metió bajo su túnica de invisibilidad y fue por todos los pasillos de la escuela hasta llegar a la biblioteca. Creo que es la parte que me mantuvo más en tensión porque lo podían pillar en cualquier momento, por no mencionar el hecho de que eso de andar bajo una manta que te hace invisible por un castillo ya tiene lo suyo.

OPINÓN PERSONAL

Es un buen comienzo para una saga.

Me explico, si el libro se quedara solo en este, resultaría demasiado pobre: tiene aventura y la historia es buena pero yo me quedé con ganas de más (como debe ser en una buena saga de libros). En mi humilde opinión, te introduce en el universo Harry Potter para que lo entiendas todo muy bien pero creo que los siguientes libros tendrán muchas más aventuras.

PUNTUACIÓN

7 sobre 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s